“La fuerza más poderosa del universo es el interés compuesto”

Albert Einstein

Mi nombre es Miguel Álvarez y soy la persona que hay detrás de este blog.

Ingeniero de profesión, empecé a trabajar en 2017, por las cuatro pesetas que te contratan al salir de la facultad.

Siempre he sido una persona ahorradora y parte de lo que ganaba se iba acumulando en la cuenta del banco sin mayor fin que ver incrementarse un número mes a mes.

Aún tardaría en realizar mis primeras inversiones.

Alla por 2018, un amigo de la familia que tenía una aseguradora me convenció para realizar mi primera inversión. Más por compromiso que por otra cosa, invertí 1500€ en un fondo que manejaba la gestora, pero la inversión no me convencía, recuerdo irme para casa pensando tener un año 1500€ para ganar 100€ (aquí rechazando un 6,6% de interés anual).

Desde luego no conocía las maravillas del interés compuesto.

A principios de 2020, ya con unos ahorros de unos 20.000€ y después de leer el Expansión por encima un par de veces me decidí a acudir a banco a comprar 3000€ en acciones de Acciona. Después de una charla con el director del banco, en la que me dió una nociones sobre bolsa (de las cuales siempre le estará muy agradecido por sembrar esta semilla) salí de allí con 2 fondos de inversión por valor de 5000€. Recordaré que en la puerta me dijo “esto siempre va para arriba con el tiempo, si no viene un coronavirus y lo hace bajar”.

Ironías de la vida, el coronavirus llegó con fuerza un par de meses después y mis fondos estaban perdiendo muchísimo dinero, yo escuchaba todos los días la radio y leía el Expansión para intentar entender que pasaba.

Por mediados de marzo de 2020, escuchando Hora 25 de los Negocios un señor recomendaba empezar a comprar acciones, al parecer la bolsa estaba muy barata y en un par de años vista se podía ganar mucho dinero. Así que, yo como buen patriota compré acciones del Ibex Santander, Telefónica, Repsol, IAG…

Aún que esas inversiones las considero malísimas la gran parte, gané bastante dinero por que en el momento de entrada tuve mucha suerte. Además, conseguí algo muy importante, perdí el miedo a invertir.

Después de eso, empecé a ver videos de gente por Youtube, me hice una cuenta de Degiro, lo que me permitió comprar acciones internacionales sin pagar una comisión desorbitada. Eso me llevó a sobreoperar y comprar acciones por comprar, sin realizar ninguna clase de estudio, solo por las recomendaciones de estos “gurus”.

Más adelante, me apunté a un “curso” de uno de estos gurus, al que le pagaba 60 euros al mes por un “curso” que siempre iba a subir al mes siguiente. Al segundo mes dije basta, pero por lo menos tenía un análisis fundamental de una empresa y con ese como ejemplo aprendía realizar mis propios análisis.

Y de ahí nace analisisacciones.com. Después de realizar, los dos primeros análisis de compañías, Xiaomi y Louis Vuitton, me di cuenta que esto daba mucho trabajo y que podía compartirlo y ayudar a gente como yo.

Así que, quiero compartir este viaje hacia la libertad financiera con todos vosotros mientras aprendemos y vamos realizando cada vez mejores análisis.